El proyecto es un “viaje de reconstrucción” de la vida y muerte del célebre poeta costarricense Jorge Debravo -quien perdió la vida en 1967, en un trágico accidente de tránsito, con tan solo 29 años de edad-. El filme se aleja intencionalmente del estilo documental biográfico, que pretende ser objetivo. Se nutre exclusivamente de memorias y relatos familiares y de los textos del joven poeta: sus objetos, espacios e imágenes. Es protagonizada por su esposa Margarita Salazar-Madrigal -musa del poeta- quien ha dedicado su vida a la edición y divulgación de la obra de Jorge. Coprotagonizan sus hijos Raimundo y Lucrecia Bravo-Salazar y algunos de sus nietos y bisnietos: Esteban Alvarado-Bravo encarna al Jorge-29 y su hijo Santiago interpreta a Jorge-7.
En este capítulo se retratan los primeros pasos de la danza en Costa Rica en los años 40, con Grace Lindo, Margarita Esquivel y Margarita Bertheau. De niña Mireya Barboza fue alumna becada por Grace Lindo y con gran esfuerzo fue a estudiar a México, donde conoce a las grandes figuras de la danza. Su talento la lleva también a Europa, donde desarrolla su estilo coreográfico. Regresa a Costa Rica donde inicia el movimiento de la danza moderna en el país.
La Escuela de Danza de la Universidad Nacional es pionera en la región, la más antigua de Mesoamérica. Desde su creación en 1974, ha democratizado la danza en el país, y ha permitido que personas de los lugares más alejados tengan la posibilidad de estudiar el arte del movimiento.
El Ballet Moderno de Cámara fue fundado por Elena Gutiérrez y Cristina Gigirey, fue la primera agrupación de danza moderna independiente, que tuvo gran éxito. Obras icónicas de la danza costarricense como “La casa de Bernarda Alba” o “Bienaventurados”, que se han bailado durante décadas, tuvieron su génesis en este grupo.
A mediados de los 70, Rogelio López agrupa a jóvenes de gran talento, con la idea de hacer un grupo de danza moderna, que se enorgullezca de sus raíces y de sus cuerpos latinos. Eso es Danzacor, una búsqueda de identidad.
La compañía de danza más antigua del país, con un sello muy particular, marcado por el maestro Rogelio López, que fue su fundador y director por más de 30 años, así como por las influencias técnicas del maestro alemán Hans Züllig y la maestra uruguaya Cristina Gigirey.

Showing all 6 results